Bebe: Pa’ fuera telarañas

Pa fuera telarañas

España, 2004

EMI

De vez en cuando hay cosas en la música que te pueden sorprender. Tomar por asalto, impresionar, qué sé yo. Y no necesariamente cosas nuevas o muy originales, a veces sólo es una forma particular de decir lo mismo, de tocar los mismos acordes con una energía nueva, con una potencia particular, lo que hace la diferencia.

Palabras más o menos, es lo que pasa con este disco de la cantautora María Nieves Rebolledo, mejor conocida como Bebe quien, con su disco debut lanzado hace ya ocho años, sorprendió a propios y extraños. Sitios como Allmusic no dudaban en poner a Bebe por encima de otras cantantes, como las mexicanas Natalia Lafourcade y Julieta Venegas, con mayor rodaje en los escenarios y más conocidas a nivel internacional.

Y es que por abarcar, el disco abarca casi todas las tonalidades del pop. Desde su primer sencillo, titulado Malo y que es un canto abierto en contra del machismo, el álbum denota una fuerza única. La temática se retoma en Ella, que habla acerca de las mujeres que se revaloran a sí mismas. Incluso el tema ecológico es abordado en la divertida Ska de la Tierra, en la que incluso se escuchan algunas leves notas de theremín.

El sentido del humor es un valor más de esta pieza, mismo que se identifica en canciones como Men señaráSiete horas, mientras que  Como los olivos muestra un poco de sus influencias flamencas, mismas que explotará de forma más decidida en sus trabajos posteriores.

Sin embargo, fueron las baladas las que catapultaron a esta producción, que optó a cinco premios Grammy Latino y cuatro Premios de la Música en España. Tu silencio  Siempre me quedará son sólo dos muestras de la maestría con la que la también actriz -participó en cintas como Caótica Ana (Julio Medem, 2007), La educación de las hadas (José Luis Cuerda, 2006) y Entre cien fuegos (Iñaki Eizmendi, 2002), entre otras-, maneja las baladas pop con sutileza y la fuerza necesaria para encantar y enamorar.

Mención aparte merece Razones, tema que cierra la edición regular del álbum -la extendida tenía dos canciones más: Corre Que nadie me levante la voz-. Allí, Bebe muestra su calidad vocal, superior por mucho a otras exponentes del pop y con esa fuerza que le caracteriza.