Enrique Morente: Pablo de Málaga

Pablo de Málaga

Pablo de Málaga

España, 2008.

Caimán Records

Calificación 5 Orejas.

Cuando parecía que no había más qué decir del gran pintor español Pablo Ruiz Picasso, cuando parecía que la personalidad del ‘monstruo’ había sido totalmente diseminada entre sus óleos, sus dibujos, sus esculturas y sus amores, el legendario cantaor Enrique Morente se encargó de recordarnos que, como el arte, los artistas son infinitos.

Y es que, por muchas razones, Pablo de Málaga es un álbum indispensable, tanto para los amantes del flamenco como para los melómanos en general. Los poemas, inéditos hasta ese momento, del célebre pintor andaluz, dieron pie a la creación de siete de los trece temas que componen este álbum, que se complementó con dibujos y grabados del propio Picasso.

Con el apoyo del poeta Rafael Inglada, Morente se dio a la tarea de reinterpretar las alegrías del pintor, al que le agregó ese toque innovador que ya había manifestado muchos años antes en el inolvidable Omega, que grabó con Lagartija Nick. Así, con un elenco de cantaores expertos, entre los que se cuentan las dos hijas del genio del Albaicín, Estrella y Soleá, guitarristas como Pepe Habichuela y Niño Josele, además de los rockeros Maxi Ruiz y Erick Jiménez.

El disco promete y cumple. Inicia con un doliente tributo a la ciudad mártir de Gernika, cuyo sufrimiento lo equipara con el sufrido por la población iraquí en Guern-Irak, donde se pueden apreciar los fuertes gritos electrónicos que se mezclan con la potencia de la voz del maestro. De allí, se viaja en pies poderosos a los Tientos griegos, en donde la maestría de Habichuela, viejo compinche de Morente, cobra protagonismo.

Los textos de Picasso -y su propia voz- comienzan a fluir a partir de Autorretrato, enfocado más hacia el flamenco académico, de la misma forma que Pintao en un papel verde Borrachuelo con aguardiente son fortalecidos con el vigor del palmeo y el cajón peruano.

Málaga y sus paisajes, habitados por el espíritu de Picasso, es otro de los temas que aborda este álbum. Malagueña de la campana y Montes de Málaga exhiben esta memoria nostálgica, mientras que Compases y silencios rememoran la huella dejada por el Homenaje a García Lorca grabado por Morente años atrás.

Es muy complejo hablar de una canción que resalte entre las otras -tal es su calidad. La divertida Angustia de mensaje integra mezclas electrónicas y pequeños insertos de voz, la gastronómica Pan tostado, que se antoja a la hora del desayuno, o el Soneto X, que suena a tema árabe y envuelve en ese aroma místico del antiguo Califato de Córdoba.

Como no podría ser de otra forma, el disco cierra con un gran tema. Se trata de Adiós Málaga, que suena a tristeza y saudade, al adiós a la infancia protagonizado por Pablo Ruiz y que, premonitoriamente, también lo fue de Enrique Morente: Pablo de Málaga sería el último proyecto completo grabado por el inmortal maestro flamenco.