The Dandy Warhols: Welcome to the monkey house

Welcome to the monkey house

EU, 2003

Capitol

Calificación: 4.5 Orejas

Los caminos de la música, como los divinos, son inescrutables. Uno de mis grupos favoritos, este del que a continuación voy a hablarles, lo conocí de una forma poco convencional: a través de un videojuego.

Y es que el salto definitivo de la banda norteamericana se dio a través de dos instancias: la inclusión de su tema We used to be friends en la banda sonora del videojuego FIFA 2004 y como tema de la serie Veronica Mars.

Sin embargo, este álbum, cuarto en la ya entonces dilatada trayectoria del grupo, es mucho más que eso. Poco valorado entre la crítica  -el sitio Allmusic.com consideraba el disco como una colección de ‘gloriosamente vacías y efectivamente estúpidas canciones neo-new wave’, mientras que el diario Austin Chronicle lo calificó como ‘un prototipo interesante, pero sin terminar’-, fue un éxito en la escena indie que logró colarse en importantes nóminas; se colocó en el lugar 118 del Billboard top 200 de 2003.

El álbum es una obra de arte total. La portada está inspirada en el trabajo realizado por Andy Warhol -pintor al que el grupo homenajea con su nombre- para la banda de culto The Velvet Underground, y el título hace referencia a una historia corta publicada en Playboy durante 1968 por el escritor de ciencia ficción Kurt Vonnegut, en la que la sobrepoblación de la tierra obliga al gobierno a incentivar los suicidios colectivos y los placeres no sexuales.

El álbum arranca con una poderosa canción instrumental titulada Welcome to the monkey house, cuyos riffs de guitarra recuerdan el sonido de las bandas ochenteras, sin duda influenciado por el productor Nick Rhodes, del grupo Duran Duran. El primer sencillo fue We used to be friends tema que, como apunté anteriormente, se empleó en diversos medios catapultando la fama del grupo originario de Portland, Oregon.

Plan A y I am over it cautivan con sus ritmos hipnóticos y sus letras breves y repetitivas, pero no carentes de sentido -en Plan A, los Warhols proponen, palabras más, palabras menos, que debe existir algún planeta que podamos manejar a pesar de todo el daño que hemos hecho-, mientras que I am a Scientist mantiene el sello de la colaboración de David Bowie.

Sin duda You were the last high es la canción cumbre de este álbum. Empleada en la cinta Nine songs -pésimamente traducida como Nueve orgasmos en México-, recibió grandes críticas de la mayoría de los sitios especializados; es una balada lenta y triste, que habla de la soledad que se siente a pesar de la fama y del amor encontrado en esa última persona del mundo.

Así, Welcome to the monkey house es una obra básica para entender el movimiento independiente de finales de los noventas y comienzo del nuevo milenio, así como una gran puerta de entrada para conocer la obra de uno de los grupos básicos de esta época.