Arctic Monkeys: Suck it and see

Suck it and see

GB, 2011

Domino

Calificación: 4 orejas

Pocas veces se puede hablar de un álbum que, más allá de reflejar o no una época, se puede considerar completo y casi indispensable en la cultura musical de cualquier melómano que se respete.

Es el caso de la cuarta producción de Arctic Monkeys, grupo británico que vuelve a la carga con esta producción llena de letras inteligentes y un sonido característico que les define desde su debut, hace 5 años. Un sonido ruidoso, pero armónico, lleno de energía recorre las 12 canciones de esta pieza.

Vayamos por partes. Uno de los sellos de identidad de esta agrupación es su sentido del humor a la hora de elegir títulos y eso se nota en canciones como Don’t sit down ‘cause I’ve moved your chair,  primer extracto de este álbum, el cual debutó en el cuarto lugar de las más importantes listas de popularidad británicas.

The Hellcat spangled shalala, segundo sencillo del disco, cuyas existencias fueron severamente afectadas durante los recientes disturbios ocurridos en Londres.  La historia de una revelación importante en, ehm, el momento menos adecuado, es lo que le da sentido a esta canción.

La mayoría de los críticos de revistas como NME, Rolling Stone y el sitio Metacritic, dieron notas favorables, si bien el arte del álbum fue criticado por su simpleza.

La coherencia y consistencia del álbum son impresionantes. Con picos diversos en varios temas, conserva un estilo unificado que permite disfrutarlo sin interrupciones ni hartazgo.

Baladas como She’s thunderstorms, Love is a laserquest, Piledriver waltz y Reckless serenade, canciones dinámicas como Brick by brick y Black treacle,  y juegos de palabras como en Suck it and see, forman parte del tracklist de este gran álbum indie que, como dato curioso, fue vendido en algunas tiendas estadounidenses con una etiqueta ocultando el título que, literalmente, se traduciría como ‘Chúpalo y verás’.