Justin Bieber: My world 2.0

My world 2.0

EU,2010

Island Records

Calificación: 1 oreja

La mayoría de los teóricos de la comunicación coinciden en que a un mayor acceso de la población a los medios de comunicación electrónicos, más democracia.

Esta teoría se comprueba día a día en las redes sociales y los portales de videos disponibles a nivel mundial, donde con un poco de suerte y difusión, puedes convertirte en estrella, sin importar lo raro, excéntrico o poco talentoso que seas.

Algo así pasó con Justin Bieber, cantante canadiense que ha roto cualquier cantidad de récords en su muy corta carrera musical. Todo sucedió de forma muy casual: su mamá subió algunos videos de Justin cantando en su escuela, un productor lo descubrió en YouTube y lo lanzó al estrellato.

Amado por las chicas de menos de 18 años a nivel mundial, y aborrecido públicamente por los críticos musicales internacionales más serios e influyentes, Justin Bieber publicó en 2009 My World, su álbum debut, el cual fue reconocido por la revista británica NME como el peor disco del año.

Sin embargo, en un acto de entereza suicida, Bieber publicó el álbum My World 2.0 que se considera una continuación de su primer trabajo, en el que realiza duetos con cantantes como Ludacris, Jessica Jarrell y Sean Kingston.

La voz atiplada y todavía no muy madura de Bieber recuerda por momentos la del vocalista del grupo Hanson, también representado por Island. A lo largo de las 13 canciones del álbum se pueden apreciar distorsiones, beats y loops electrónicos, siempre en la misma frecuencia, por lo que a la mitad el disco se hace tedioso.

En esta ocasión no vale la pena siquiera hacer un análisis de las letras, porque la mayoría de las canciones tiene sólo una o dos líneas carentes de sentido. Las influencias del hip hop y el rhythm & blues -género que practicaba Bieber antes de saltar a la fama-, apenas se notan en tracks como Eeenie meenie y Overboard, mientras Up es, quizá, la canción más lograda, en donde se aprecia una gran producción musical para algo carente de propuesta.

Supongo que a Bieber, quien ha ganado tres millones de dólares con su nueva fragancia, tiene trece millones de seguidores en Twitter y hasta una variedad de mariguana con su nombre, poco le importa.